0

La débil actitud de la UE ante Rusia

Una vez más, Ucrania está en el ojo de un huracán político. Enfrentado a un posible golpe constitucional que lo habría despojado de sus poderes, el Presidente Viktor Yushchenko disolvió el parlamento ucraniano y convocó a nuevas elecciones. Su oponente político –el Primer Ministro Viktor Yanukovich- se opone intensamente a esta medida, lo que ha generado una amarga lucha constitucional que finalmente determinará la orientación futura del país.

¿Continuará Ucrania su giro hacia Occidente, como desean Yushchenko y Yuliya Tymoshenko, su aliada de la Revolución Naranja, o volverá a la alianza estratégica con Rusia, como desean Yanukovich y sus aliados?

Fue el intento de Rusia, hace apenas dos años y medio, de instalar a Yanukovich como Presidente a través de un fraude electoral rampante lo que generó la “Revolución Naranja”. Tras meses de lucha, Yushchenko reclamó con razón la presidencia. Pero la revolución se fue agotando y pronto los que habían sido camaradas terminaron por enfrentarse, dando a Yanukovich y a sus aliados una oportunidad de volver al poder.

A lo largo de este difícil periodo, la Unión Europea le ha fallado a Ucrania, declarando tajante que no se hiciera esperanzas de convertirse en miembro en el futuro y justificando su postura citando sus problemas internos –el Tratado Constitucional en problemas- y el creciente sentimiento de la opinión pública en contra de la ampliación.