0

La Unión Europea debe iniciar negociaciones con Turquía

La población turca se siente cada vez más decepcionada por las amplias reservas que muestran algunos de los líderes de la Unión Europea para iniciar las negociaciones de ingreso el 3 de octubre, tal y como fue acordado el año pasado. Siempre ha habido un segmento de la opinión pública turca que está convencido de que su país nunca será aceptado dentro de Europa y que cada vez que estén cerca de la membresía en la Unión Europea nuevos obstáculos surgirán. Algunos de nosotros hemos tratado de persuadir a nuestros amigos turcos de que tengan más confianza en la Unión Europea, un club de países honorables que respetan sus compromisos. Pronto se verá si se tuvo o no razón en depositar esta confianza.

El 17 de diciembre del año pasado, el Consejo Europeo decidió abrir las negociaciones de ingreso con Turquía para octubre próximo. Se establecieron dos condiciones al gobierno turco: una exhaustiva reforma legal con el propósito de reforzar el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos; y la aprobación del Protocolo de Adaptación del Acuerdo de Ankara, el cual amplía la unión aduanera con la UE a todos los nuevos Estados miembros, incluyendo la República de Chipre. Turquía ha cumplido estas condiciones: la reforma legal entró en vigor el primero de junio y el Protocolo se firmó el 29 de julio.

El reconocimiento por parte de Turquía de la República de Chipre, incluyendo su extensión al norte de la isla, no fue una precondición para empezar las negociaciones de ingreso. Este es un asunto complejo relacionado con los esfuerzos del Secretario General de la ONU, Kofi Annan, para negociar un acuerdo amplio que lleve a la reunificación de la isla.

El año pasado, tanto Turquía como la comunidad turca chipriota aceptaron las propuestas del Secretario General, que fueron, sin embargo, rechazadas por la parte griega chipriota. Hay muchas razones para esperar que Kofi Annan reanude pronto sus buenos oficios y conduzca el asunto a un final positivo antes del posible ingreso de Turquía a la Unión Europea por el año 2015. La cuestión de Chipre, por lo tanto, no debería interpretarse como un obstáculo para empezar las negociaciones.