La intimidación medioambiental de la Nueva Europa

RIGA – En lugar de ayudar a todos los Estados miembros de la UE a cumplir sus objetivos de Kyoto, la Comisión Europea está traspasando lo que debería ser una carga compartida a sus miembros más recientes, que ya son los medioambientalmente más eficientes de la Unión Europea. Con ello, la Comisión está recompensando la ineficiencia y reduciendo la eficacia de sus compromisos con vistas a limpiar el medio ambiente.

La decisión de la Comisión sobre el Plan Nacional de Asignaciones de Letonia para el período 2008-2012 redujo al 55 por ciento las emisiones de CO2 solicitadas por este país. Asimismo, Estonia y Lituania recibieron sólo 52-53 por ciento de las cuotas de emisiones solicitadas. También se aplicaron importantes reducciones de las cuotas de otros nuevos miembros de la UE, lo que movió a Polonia, la República Checa y Eslovaquia, además de a Letonia, a emprender acciones legales. Sin embargo, casi todos los antiguos miembros de la UE recibieron más del 90 por ciento de las cuotas solicitadas.

¿Qué está sucediendo?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/NXo6KmB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.