0

¿El fin de la solución de dos estados?

BERLIN – Desde su establecimiento en 1948, Israel libró siete guerras contra sus vecinos, incluyendo la reciente guerra en Gaza. Si sumamos la primera y la segunda Intifada de los Palestinos en los territorios ocupados, el total asciende a nueve.

Desde una perspectiva militar, Israel terminó ganando todas esas guerras -o, al menos, no las perdió-. Pero estas guerras tampoco significaron demasiado cambio para Israel en términos estratégicos. De hecho, el conflicto medular entre Israel y los palestinos prácticamente no se modificó en los últimos 60 años.

El Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, que dividió el ex mandato británico en Palestina entre ambos pueblos, nunca fue aceptado hasta el día de hoy. A veces lo rechaza un lado; a veces, el otro. Por este motivo, hasta la fecha, sigue muriendo gente en ambos bandos.

Por supuesto, Israel hizo una "paz fría" con Egipto y Jordania, y también estableció relaciones diplomáticas con otros pocos países árabes, pero nada cambió realmente en el nudo del conflicto, a pesar del proceso de paz de Oslo de los años 1990 y de otros tratados y acuerdos con los palestinos. El interrogante central para ambos lados sigue sin respuesta: ¿dónde termina Israel y empieza Palestina?