Paul Lachine

El fin de la ideología verde

PARÍS – La fusión en la planta nuclear de Fukushima envió réplicas políticas que recorren el planeta. Sin embargo, la mayoría de las veces, las sacudidas fueron ideológicas, sin ninguna base científica.

Los gerentes de Tokyo Electric Power (TEPCO), que opera los reactores de Fukushima, fueron criticados justamente por usar una generación antigua de generadores mal mantenidos. Los japoneses, que se consideran los mejores ingenieros del mundo, ahora se sienten humillados.

Sin embargo, a pesar de las protestas callejeras, la reacción colectiva en Japón no fue repudiar la energía nuclear. Después de todo, el accidente de Fukushima afectó seriamente sólo a unas pocas personas -probablemente menos de una docena de trabajadores están irradiados a niveles peligrosos-. Casi todas las miles de víctimas japonesas se ahogaron como consecuencia del tsunami, no fueron aniquiladas por una fusión nuclear.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7NvYvac/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.