0

La revolución del dinero electrónico

La mayoría de los artículos periodísticos sobre las nuevas formas de dinero electrónico les dan un giro engañoso y las presentan como una comodidad más para quienes quieren tener lo último en tecnología. ¿Y qué que podamos sacar una "tarjeta inteligente" en vez de utilizar monedas? Gran cosa. Estas nuevas formas de dinero son como las ventanas eléctricas en los autos o los controles remotos para la televisión. Tal vez estaríamos mejor sin esos aparatos.

Pero la cobertura de los medios no ve a futuro y no ha comprendido la magnitud de los cambios que las nuevas formas de dinero electrónico traerán, a medida que las personas y las empresas inventen nuevas formas de hacer negocios. El dinero electrónico no es un cambiador de canales: conforme se vaya desarrollando ayudará a transformar la economía mundial.

Hay dos ventajas sobresalientes del dinero electrónico que seguramente contribuirán a su crecimiento. El más importante es que traerá profundos beneficios intelectuales al crear incentivos para la búsqueda activa de ideas. En segundo lugar, el dinero electrónico favorecerá la globalización al ampliar el alcance y la versatilidad de la Internet y facilitar la interacción constructiva entre personas de todo el mundo. Juntos, estos dos beneficios permitirán que millones de mentes trabajen juntas de manera mucho más eficaz que antes.

Para entender el significado potencial del dinero electrónico, consideremos la invención de la moneda, la primera forma de dinero verdadero, en Lidia (en la actual Turquía) en el siglo VII A.C. y, de manera independiente, en China. Ese fue un avance importante y, en consecuencia, se extendió rápidamente.