Paul Lachine

Atrapados entre Siria y Egipto

MADRID – La inestabilidad en Oriente Medio sigue en aumento. El imprevisto golpe militar en Egipto choca con la puesta en marcha de la modernización de la región. Egipto, con 85 millones de habitantes es el país más importante de la ribera sur del Mediterráneo, y uno de los lugares donde más urge afianzar el proceso democrático puesto en marcha tras las revueltas árabes.

El gobierno islamista de los Hermanos Musulmanes, liderado por Mohammed Morsi, ha demostrado sobradamente su incompetencia y su incapacidad para asegurar una transición democrática inclusiva, pero la solución de los militares está muy lejos de ser la idónea. Los golpes de estado siempre tienden a agrandar los problemas en lugar de resolverlos, y esta vez no es una excepción.

Como primera consecuencia, la sociedad egipcia se encuentra hoy más fracturada y se enfrenta a un choque de legitimidades. Por un lado, la de aquellos que hablan de la legitimidad de las urnas y dicen que el gobierno de Morsi fue democráticamente elegido hace un año. Por otro, los que defienden la legitimidad de la protesta social simbolizada por segunda vez en la Plaza Tahrir de El Cairo. Por su parte, los militares han perseguido a los Hermanos Musulmanes: los líderes del grupo, incluyendo al presidente depuesto, están bajo su custodia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/VG2FyuQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.