El mito de la educación

Todos sabemos que más educación es “algo bueno”, especialmente para nuestro futuro económico. Esta es la razón por la cual varios países, en particular en Europa, tienen objetivos numéricos que impulsan sus políticas de educación: 50% de participación en la educación post-secundaria en el Reino Unido o Suecia, por ejemplo, o un 80% del nivel de bachillerato en Francia. La gran idea del Canciller Schroeder para solucionar los problemas económicos de Alemania es, por supuesto, la educación, lo que incluye más estudiantes de pregrado en un sistema que está en dificultades para manejar los que ya tiene. 

Los gobiernos consideran que su principal tarea es generar prosperidad económica y ven a la educación como una herramienta necesaria y fiable para lograr ese objetivo. Pero, ¿lo es?

Nos han dicho que, en una “economía del conocimiento", un país necesita cada vez más graduados y calificaciones formales para mantenerse competitivo. Pero la educación sencillamente no genera crecimiento económico de la manera como nuestros políticos (y empresarios) creen: más educación no significa un mayor crecimiento per se. Peor aún, las políticas educacionales que se basan en las creencias actuales tienen serias consecuencias negativas para las oportunidades de los jóvenes y la calidad de la educación misma.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/mh2XvAm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.