Argumentos en contra del recorte fiscal

NUEVA YORK: Los políticos en Washington están preocupados por las señales de que el gran boom estructural de los últimos cinco años en Estados Unidos está llegando a su fin: proyecciones de ganancias más bajas, deudas corporativas mayores y disminuciones consecuentes en la inversión empresarial en capital fijo, en la contratación de empleados y en la obtención de clientes nuevos. Si, en efecto, el boom ya terminó, la tasa estructural de desempleo –llamada “tasa natural”—se elevará a un nivel más normal de entre el 4.5 y el 5%. Alan Greenspan, director de la política monetaria de los EU podrá ayudar evitando restricciones al dinero, pero no podrá deshacer este cambio estructural.

¿Qué debe hacerse? Los rumores pronostican un alejamiento de las “finanzas sanas” de los noventa –las tasas impositivas elevadas y el mayor control sobre el gasto que sustituyeron los déficits presupuestarios con superávits. Los republicanos proponen un recorte masivo de impuestos, mientras que los demócratas están en favor de un paquete que incluya un aumento al gasto y un recorte impositivo menor, lo cual tendría el mismo costo presupuestal. Cualquiera de estas propuestas representaría un golpe muy duro contra el superávit de este año. Lo superávits futuros desaparecerían hacia el final de la década, sino es que antes.

Varios economistas se oponen. Estamos de acuerdo en que las acciones tanto de los republicanos como de los demócratas tendrían algunos efectos positivos. Existen investigaciones –tanto mías como de otros—que confirman que los cambios en las tasas de impuesto al ingreso personal (que es la parte más importante del plan del Presidente Bush) tienen un impacto sobre el desempleo estructural, y no sólo sobre los salarios netos. El sentido común indica que un recorte en el impuesto al ingreso aumenta los incentivos de los empleados y directivos, reduciendo costos y elevando la rentabilidad –en gran parte porque las utilidades sobre la riqueza de los trabajadores generalmente queda excluida del impuesto al ingreso. Lo que se discute es la justificación para la “droga” del recorte al impuesto sobre el ingreso, junto con sus efectos contraproducentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/3UUtEze/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.