0

El triángulo del Este de Asia

Una vez más, el desarrollo de armas nucleares por parte de Corea del Norte amenaza la estabilidad de Asia. El nuevo primer ministro de Japón, Shinzo Abe, concertó apresuradamente una cumbre en China con el Presidente Hu Jintao tras la prueba nuclear norcoreana, reunión en que ambos concordaron en que ésta era “intolerable.”

La reunión es un acontecimiento bienvenido. Sin embargo, Abe entra en funciones con una reputación de ser más nacionalista que su predecesor, Junichiro Koizumi, cuya insistencia en visitar el polémico Santuario Yasukuni (donde se encuentran enterrados importantes criminales de guerra de la Segunda Guerra Mundial) contribuyó a agriar las relaciones con China. Si se ha de preservar la estabilidad, es importante que mejoren las relaciones sino-japonesas.

Aunque las ambiciones nucleares de Corea del Norte causan inquietud e inestabilidad, el ascenso de China es el tema estratégico clave en el Este de Asia. Durante tres décadas, su economía ha crecido de un 8 a un 10% por año, y sus gastos de defensa han aumentado a un ritmo incluso mayor. No obstante, los líderes chinos hablan del "ascenso pacífico" y el "desarrollo pacífico" de su país.

Algunos creen que China no puede ascender de manera pacífica, y que buscará lograr una hegemonía en el Este de Asia, conduciendo a un conflicto con Estados Unidos y Japón. Otros señalan que China ha participado en políticas de "buena convivencia" desde los años 90, solucionando disputas sobre límites fronterizos, jugando un mayor papel en las instituciones internacionales y reconociendo los beneficios de usar el poder blando.