La retirada holandesa

AMSTERDAM – El ejército holandés ha estado actuando como parte de la OTAN en una zona remota y levantisca del Afganistán desde 2006. La lucha con los talibanes ha sido a veces muy enconada. De unos 1.800 hombres y mujeres holandeses, veintiuno han perdido la vida.

Los holandeses habían de ser relevados por tropas de otro país miembro de la OTAN en 2008. Nadie se ofreció a hacerlo, por lo que se prorrogó su misión otros dos años, pero ahora los socialdemócratas del gobierno holandés de coalición han declarado que ya basta. Las tropas holandesas deberán regresar a casa. Como los cristianodemócratas no están de acuerdo, el Gobierno ha caído.

Se trata de algo muy problemático para el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que necesita toda la ayuda que pueda conseguir en el Afganistán, incluso de aliados pequeños, aunque sólo sea por razones políticas. Para muchos americanos, en particular los de orientación neoconservadora, el comportamiento holandés podría confirmar todas sus sospechas sobre los pérfidos europeos, adictos a las comodidades materiales, mientras permanecen infantilmente dependientes de la protección militar de los EE.UU. Según sostienen, cuando la cosa se pone fea, los europeos se retiran.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/jtfCWWN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.