1

Crisis de la zona del euro para economías emergentes

WASHINGTON, DC – La mayoría de las instituciones económicas actuales, de las monetarias a las bancarias, evolucionaron durante muchos años –son la consecuencia no buscada de las decisiones de millones de personas. Por el contrario, la zona del euro se destaca por el carácter premeditado de su creación. Posiblemente se trate de la estructura económica deliberadamente planificada más grande del mundo, después del comunismo.

La zona del euro es un extraordinario experimento, una verdadera vanguardia del progreso global. A fines de 2012 se encuentra en dificultades y todos los esfuerzos posibles deben realizarse para nutrirla y fortalecerla.

Durante la segunda mitad de 2011 era ya evidente que las economías emergentes, que habían capeado relativamente bien la crisis financiera iniciada en 2008 comenzaban a hacer agua a medida que la crisis de la zona del euro se agudizaba. El crecimiento se desaceleró rápidamente en Brasil, India, China y otros países.

Los bancos centrales actuaron como prestamistas de última instancia, evitando así una crisis aún mayor. En diciembre de 2011 y febrero de 2012, el Banco Central Europeo anunció la operación de refinanciamiento de largo plazo (LTRO por su sigla en inglés), por la cual los bancos europeos recibieron aproximadamente un billón de euros (1,3 billones) en dos tramos. Luego, en julio, llegó la famosa frase del presidente del BCE, Mario Draghi, quien afirmó que se haría «todo lo necesario» para salvar al euro. La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó liquidez, al igual que los bancos centrales de otros países avanzados.