La democratización de la ayuda

La lluvia de atención y ayuda financiera en respuesta al tsunami en el Océano Índico trajo esperanza a un mundo atribulado. Frente a una tragedia de inmensas proporciones, las familias de la clase trabajadora de todo el mundo abrieron sus billeteras a las víctimas del desastre. El ex Presidente de los Estados Unidos Bill Clinton llamó a esta respuesta una "democratización de la ayuda para el desarrollo", en que las personas ayudaron no sólo mediante sus gobiernos, sino también a través de iniciativas propias.

Pero, si bien más de 200.000 personas murieron en este desastre, una cantidad equivalente de niños muere cada mes de malaria en África, una tragedia que yo llamaría un “tsunami silencioso”. Sin embargo, este silencioso tsunami de malaria en África es en gran medida evitable y controlable.

La malaria se puede prevenir en una proporción bastante significativa, y es posible tratarla con casi un 100% de éxito, mediante tecnologías que están disponibles y tienen un bajo costo. No obstante, las víctimas africanas, como las de otras partes del mundo, por lo común son demasiado pobres como para tener acceso a ellas. Una iniciativa global, similar a la respuesta al tsunami asiático, podría cambiar esta desastrosa situación, salvando más de un millón de vidas por año.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/3THbPgY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.