0

Las esperanzas democráticas de los iraquíes

La escalada de violencia en Irak ofrece una impresión poco alentadora de las perspectivas de ese país. El conflicto sectario parece aumentar a diario, con milicias que masacran a cientos de sunitas y chiítas solamente por sus identidades religiosas.

Sin embargo, sería un error pensar que esta avidez de sangre representa un sentimiento generalizado entre los iraquíes. Mientras que, todavía, ni los funcionarios de seguridad norteamericanos ni los iraquíes encontraron la manera de dominar a las milicias, el pueblo iraquí cada vez se siente más atraído hacia una visión de un gobierno democrático y no sectario para el país.

En 2004 y 2006, participé en la realización de dos encuestas de opinión pública a nivel nacional en Irak. La comparación de los resultados de estos sondeos demuestra que, en los dos años que aumentó la violencia sectaria, los iraquíes, cada vez más, ven su destino en un contexto nacional más que comunal.

En este período, la cantidad de iraquíes que dijeron que era “muy importante” para Irak tener una democracia aumentó del 59% al 65%. Estos mismos iraquíes veían un vínculo entre una democracia efectiva y la separación de la religión y la política, como en un sistema occidental. En términos generales, quienes respondieron que estaban “profundamente de acuerdo” en que “Irak sería un lugar mejor si se separara la religión de la política” aumentaron del 27% en 2004 al 41% en 2006. Particularmente significativos fueron los incrementos del 24% al 63% durante este período entre los sunitas y del 41% al 65% entre los kurdos. La opinión sobre este tema dentro de la comunidad mayoritaria sunita se mantuvo estable, con un 23% que estaba profundamente de acuerdo tanto en 2004 como en 2006.