0

La adopción de la informática médica viene con demora

WASHINGTON, DC – Las tecnologías de la información transformaron nuestras vidas con tanta rapidez que a veces nos olvidamos de lo mucho que han cambiado las cosas en relación con un pasado no muy lejano. Hoy en día, millones de personas en todo el mundo hacen compras regularmente a través de Internet, descargan películas, libros y otros materiales a dispositivos inalámbricos, completan transacciones bancarias en cajeros electrónicos desde cualquier lugar y, cuando viajan, hacen por vía electrónica todas sus reservas y los trámites de embarque en los aeropuertos.

Pero hay un ámbito de nuestras vidas en el que la adopción de la informática viene con un notorio retraso: la atención de la salud.

Hay algunos lugares donde las cosas se están haciendo mejor. Investigadores del Commonwealth Fund publicaron hace poco una encuesta que señala que en algunos países de altos ingresos, entre ellos el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, se han hecho grandes avances en fomentar el uso de historias clínicas electrónicas en el área de la atención primaria, incluso hasta lograr que la práctica sea casi universal. Pero otros países de altos ingresos van a la zaga; tal el caso de Estados Unidos y Canadá. En el primero (cuna de Apple y Google), solamente el 69% de los médicos encuestados dijeron estar usando historias clínicas electrónicas.

La situación en Estados Unidos es particularmente llamativa, ya que la atención de la salud representa una cuota mayor del PIB que las industrias fabril, minorista, financiera o aseguradora. Además, la mayor parte de los sistemas informáticos sanitarios usados en Estados Unidos están orientados a mejorar la eficiencia del proceso de facturación en vez de la eficiencia de la atención, es decir que los intereses comerciales de hospitales y clínicas se anteponen a las necesidades de médicos y pacientes. Por eso, aunque muchos estadounidenses pueden consultar su cuenta bancaria a través de Internet sin mayores problemas, no pueden hacer lo mismo con los resultados de su último análisis de laboratorio.