La valentía de las convicciones

Incluso quienes no comparten la postura del Primer Ministro británico Tony Blair sobre la crisis de Irak rara vez dejan de alabar su valentía. El Presidente estadounidense George W. Bush nunca enfrenta masas hostiles de la manera en que Blair debe hacerlo. Cuando Blair ingresa al Parlamento para el ritual semanal de las Preguntas al Primer Ministro, los miembros de su propio partido, el Laborista, lo acosan y le hacen preguntas hostiles. Fuera del Parlamento, e incluso en la televisión, Blair se enfrenta a grupos que exigen la paz apasionadamente.

En todas estas situaciones, Blair ha mostrado la valentía de sus convicciones. Éstas son, puestas de manera muy simple, que Saddam Hussein es un gobernante pernicioso que constituye una potencial amenaza para sus vecinos y el resto del mundo, y que debe irse.

La postura de Blair es notable, especialmente en una época en que los líderes políticos dependen de las encuestas de opinión y de las visiones expresadas por los así llamados "grupos focales", que les dicen qué pensar. Muchos políticos tratan de mantenerse tan apegados como sea posible a la visión predominante en la mayoría. Consideran que eso es "democrático" y ponen sus esperanzas en que tal fidelidad a la visión popular les garantice la reelección.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/kPqSowT/es;