La euronémesis de David Cameron

LONDRES – A diferencia de algunos otros miembros del Partido Conservador de Gran Bretaña, el Primer Ministro David Cameron no había dado antes la impresión de estar obsesionado con Europa. No dio muestras de entusiasmo por la Unión Europea, pero está claro que no le preocupan tanto sus supuestas iniquidades como a muchos Tories.

Esa posición de Camerón resulta ahora difícil de sostener. Aunque su discurso, de tan larga gestación, sobre Europa presenta elementos que muchos podrían compartir, siembra también la simiente para un debate prolongado y agrio... y no sólo en Gran Bretaña. Los conservadores de la Cámara de los Comunes (y del partido en general) quieren estar seguros de que su dirigente comparte su antagonismo a todo el proceso de integración europea. No han olvidado ni perdonado su “traición” al negarse a celebrar un referéndum sobre el Tratado de Lisboa, firmado por su predecesor, Gordon Brown. Ahora, con su discurso, puede habérselo asegurado.

Desde luego, Cameron afrontaba una tarea difícil con su partido, que requería una declaración por su parte sobre su política europea. Tenía que aplacar a los Tories y a sus críticos en su país y al tiempo evitar los estragos económicos y políticos que causaría el anuncio de un referéndum inminente, que podría concluir con la salida del Reino Unido de la UE. El tiempo que ha tardado en decidir qué decir atestigua la dificultad de cuadrar el círculo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/NA5iesl/es;