1

El costo de la brecha de género

Desde hace tiempo, las mujeres que trabajan en todo el mundo se quejan de la injusticia de recibir menos paga de la que reciben los hombres. Pero la disparidad salarial entre hombres y mujeres es mucho más que injusta. También es económicamente perjudicial.

Los economistas del Fondo Monetario Internacional han calculado que la “brecha de género” le cuesta al mundo miles de millones de dólares en crecimiento cada año. Un corte transversal de 40 países pobres y ricos demuestra que existe una relación fuerte entre la situación económica y social de las mujeres y el crecimiento económico general. La falta de educación, atención sanitaria y oportunidades económicas y sociales de las mujeres –tanto en términos absolutos como relativos a los hombres- inhibe el crecimiento económico. Por el contrario, el crecimiento económico mejora la condición subordinada de las mujeres.

En The State Of The World’s Children 2007 , UNICEF informa que la igualdad de género ofrece un doble beneficio: las mujeres sanas y educadas crían hijos sanos y educados. De acuerdo con UNICEF, las mujeres sienten una mayor responsabilidad que los hombres en el hogar y gastan más dinero en alimentos, medicamentos y educación de sus hijos. Pero lo que UNICEF sugiere como solución para las naciones en desarrollo –que recaiga sobre las mujeres la responsabilidad del hogar y la crianza de los hijos- es, en realidad, la causa del problema.

Por cierto, el “doble dividendo”, más que una bendición, es una maldición, porque confina a las mujeres al hogar. Deberían abolirse las políticas que cultivan patrones de rol tradicionales. En cambio, se debe promover el fortalecimiento económico de las mujeres para ayudar a generar crecimiento económico.