Las consecuencias del extremismo coreano

SEÚL – Una vez más, la península de Corea está experimentando uno de sus periódicos accesos de extremismo, esta vez marcado por el suicidio el 22 de mayo del ex presidente Roh Moo-hyun y el segundo ensayo de un artefacto nuclear de Corea del Norte. El suicidio de Roh es un desastre para su familia y una vergüenza nacional, mientras que la explosión nuclear del dirigente de Corea del Norte, Kim Jong-il, es algo así como un berrinche, pero que puede tener consecuencias espantosas para las dos Coreas y para el mundo.

La bomba norcoreana, calculada en unos cuatro kilotones, no tiene la menor comparación con la magnitud de las bombas atómicas de 15-21 kilotones que los Estados Unidos lanzaron en el Japón hace sesenta y cuatro años. De hecho, ese jactancioso intento por parte de Kim Jong-il recuerda a los coreanos la rana bramadora de las fábulas de Esopo que se hinchó para imitar a un buey.

Sin embargo, la beligerancia de Corea del Norte que desafía al mundo no es pura y simple locura. Es más bien un subproducto de su intenso temor a un hundimiento del régimen.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/gFDhVt0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.