La

SEÚL - La agenda económica del primer ministro japonés, Shinzo Abe -conocida como "abenomía"- parece estar dando buenos resultados para su país. Se espera que la política monetaria expansionista inyecte liquidez a la economía japonesa hasta que la inflación alcance el objetivo del 2% del Banco de Japón, a la vez que se especula con que la política fiscal expansionista continúe hasta que se afiance la recuperación económica.

En consecuencia, la confianza de los consumidores y los inversores está retornando. El mercado bursátil japonés ha aumentado más del 40% desde noviembre del año pasado, cuando se tornó evidente que Abe integraría el próximo gobierno, y las exportaciones y el crecimiento también están repuntando. Con una brecha de producción grande y una baja presión inflacionaria, las políticas expansionistas demuestran un gran potencial para reanimar la actividad económica.

Sin embargo, otros países -inclusive economías vecinas de Asia- temen que Japón esté devaluando el yen para fomentar las exportaciones y el crecimiento en detrimento de ellos. Algunos han acusado a Japón de estimular una "guerra monetaria" global. La expectativa de una expansión monetaria agresiva ha debilitado al yen, que cayó casi el 20% frente al dólar en apenas cuatro meses.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/NQdsQol/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.