Paul Lachine

Merkel, en la tierra de las sonrisas

BERLÍN – Las elecciones de Alemania quedaron atrás. Está claro quiénes son los ganadores y los perdedores y el paisaje político ha cambiado profundamente. Sin embargo, el verdadero drama no ocurrió entre los principales partidos del país sino en los orillos del espectro político.

La canciller Angela Merkel está celebrando una victoria arrolladora -a su partido Unión Cristianodemócrata (CDU) le faltó poco para obtener una mayoría parlamentaria absoluta. Pero la dimensión de su triunfo se debe principalmente al colapso de su socio liberal en la coalición, el Partido Liberal (FDP) que, por primera vez en la historia de la República Federal Alemana, no estará representado en el Bundestag.

Los liberales siempre han sido una parte clave de la democracia alemana de posguerra; ahora desaparecieron del mapa. La responsabilidad de esto recae, primero y principalmente, en el FDP. Ningún partido gobernante puede darse el lujo de tener ministros y líderes tan tristemente incompetentes. Merkel no tuvo más que dar un paso atrás y presenciar el suicidio público de los liberales en los últimos cuatro años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/1YlHfzC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.