3

por R. L. Kleinberg

La dependencia mundial de los combustibles fósiles cuesta mucho más que el precio de un barril de crudo. La actual crisis en el Medio Oriente, la gradual transformación de Asia Central en un puesto militar de Occidente y los regímenes débiles prevalecientes en otros países productores, como Rusia y Venezuela, son serios recordatorios de la fragilidad de la seguridad energética global.

Teniendo una economía mundial que seguirá dependiendo de los combustibles fósiles hasta bien avanzado el presente siglo, la vulnerabilidad energética no podrá sino incrementarse en el futuro previsible. La conservación puede moderar, pero no darle una voltereta, al creciente consumo de los países industrializados y del mundo en desarrollo. Las fuentes renovables de energía son prometedoras, pero no reemplazarán pronto a los combustibles fósiles.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/hct1Wmv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.