5

Las cuatro etapas de la era de Putin

MOSCÚ – En 1970, el disidente soviético, Andrei Amalrik, señaló en su libro, Will the Soviet Union Survive until 1984?, que “todos los regímenes totalitarios se deterioran sin que se den cuenta.” Amalrik tenía razón, y es probable que se derrumbe  –tal vez este año– el régimen establecido en 2000 por el presidente ruso, Vladimir Putin, por la misma razón por la que la Unión Soviética se colapsó en 1991.

Cabe señalar que el colapso de la Unión Soviética no fue el resultado de la “traición” reformista del presidente soviético, Mikhail Gorbachev. Tampoco tuvo que ver con los precios decrecientes del petróleo o la intensificación militar del presidente estadounidense, Ronald Reagan. El comunismo soviético estaba condenado mucho antes que eso; cuando el mito comunista finalmente desapareció de las mentes y corazones del público y funcionarios por igual, como lo había pronosticado Amalrik.

En tan solo trece años el régimen de Putin, con su gran estilo ideológico, ha pasado por todas las etapas de la historia soviética y se ha convertido en una vulgar parodia de cada una de ellas.

En la primera etapa, en la que se crea el mito legitimador del régimen, se crea un demiurgo heroico, el padre de la nación. Mientras que los bolcheviques tuvieron la Revolución de 1917, los partidarios de Putin tuvieron la segunda guerra chechena de 1999 y los bombardeos de los edificios habitacionales en Buynaksk, Moscú y Volgodonsk ese año. De esta manera, nació el mito del funcionario de inteligencia heroico que protege los hogares de los rusos mientras que aterroriza a los enemigos de la nación.