1

¿El cierre de las fronteras de Estados Unidos?

CAMBRIDGE – Estados Unidos está atrapado en el debate sobre la inmigración. El estado de Arizona recientemente implementó una ley que alienta a la policía a verificar la situación de inmigración de aquellas personas que fueron detenidas por otras razones –y que requiere que los inmigrantes ofrezcan pruebas de su condición legal cuando así se los solicite.

La administración Obama ha criticado esta ley, grupos de la iglesia han protestado calificándola de discriminatoria y un tribunal federal ha emitido una orden restrictiva temporaria que dictamina que la inmigración es una cuestión federal. Más allá de cuál sea el resultado del caso legal, la ley de Arizona ha demostrado ser popular en otros estados, y representa la creciente importancia de la inmigración como una cuestión política.

El hecho de que Estados Unidos se encierre hacia adentro y recorte considerablemente la inmigración tendría consecuencias graves para la posición de Estados Unidos en el mundo. Con sus niveles actuales de inmigración, Estados Unidos es uno de los pocos países desarrollados que pueden evitar la caída demográfica y mantener su porcentaje de la población mundial, pero esto podría cambiar si las reacciones a los atentados terroristas o la xenofobia pública hicieran cerrar las fronteras.

Los temores por el efecto de la inmigración en los valores nacionales y en una sensación coherente de identidad norteamericana han existido desde los primeros años de la nación. El Partido “Know Nothing” del siglo XIX se cimentó en base a la oposición a los inmigrantes, particularmente los irlandeses. A los asiáticos se los condenó a la exclusión desde 1882 en adelante y, con la Ley de Restricción a la Inmigración de 1924, el influjo de inmigrantes se desaceleró durante cuatro décadas.