0

El desafío de la inversión china

NUEVA YORK – China hoy está sentada sobre 2,4 billones de dólares de reservas en moneda extranjera, la acumulación más grande de cualquier país del mundo (Japón se ubica en segundo lugar con 1 billón de dólares). Pero este botín viene de la mano de un gran dolor de cabeza: ¿dónde deberían colocar los funcionarios del Partido Comunista chino todo este dinero?

Los banqueros internacionales estiman que aproximadamente las dos terceras partes de las reservas chinas se han invertido en activos en dólares. En otras palabras, China posee un gran volumen de la deuda de crecimiento vertiginoso de Estados Unidos. Las reservas chinas invertidas en estos instrumentos financieros conservadores están relativamente a salvo, pero su rendimiento es escaso. Sin embargo, han ayudado a respaldar la economía de China al permitirles a los estadounidenses acumular deuda de consumo por comprar más bienes chinos de lo que realmente necesitan.

Para ambas partes de esta relación económica codependiente y, en definitiva, disfuncional se avecina el momento de la verdad. En primer lugar, existen límites respecto de cuántos billones de dólares China puede y debe colocar en letras del Tesoro de Estados Unidos. Después de todo, si el dólar se depreciara, China no querría tener demasiados huevos depositados en la canasta estadounidense. Los inversores deberían diversificar su riesgo, al igual que China.

Pero con tanto capital, las opciones son limitadas. Hasta que el euro se debilitó recientemente, los banqueros chinos habían estado comprando más activos denominados en euros, reconociendo sin duda que a pesar de la fragilidad de la economía de la eurozona, los exportadores chinos también necesitan consumidores europeos que sigan comprando sus productos. Pero la realidad es que ni el euro ni el yen son capaces de absorber las crecientes reservas en moneda extranjera de China.