0

Argumentos en favor de reducir el crecimiento de la población

Los debates globales sobre la política de población son desconcertantes. Un bando alega que la creciente población amenaza nuestro medio ambiente y nuestra prosperidad. La tierra, el agua, la energía y la biodiversidad están bajo mayor presión que nunca y el crecimiento de la población parece ser una fuente importante de esa presión.

El otro bando, sobre todo en los países ricos, afirma que ahora están naciendo tan pocos niños que no habrá suficientes personas para cuidar a los padres cuando envejezcan.

Quienes se preocupan por el crecimiento de la población tienen mejores argumentos. Los problemas a los que se enfrentan Europa, Japón y en menor medida Estados Unidos y algunos países de ingresos medios en lo que se refiere al envejecimiento de la población son manejables. Además, las ventajas de un crecimiento poblacional más pausado superan los costos de ajuste.

En contraste, si la población global sigue aumentando con rapidez, las presiones sobre los recursos mundiales se agravarán. Por lo tanto, los gobierno deben evitar políticas deliberadas para aumentar las tasas de nacimiento, aun en los lugares donde esas tasas son bajas.