5

Los argumentos en pro de Palestina

RAMALLAH – En ningún caso resultan más evidentes los agravios que perpetúan la violencia y la guerra que en la Palestina actual, pero los políticos del mundo siguen dando vueltas en torno al problema, en lugar de afrontarlo. La reciente violencia mortífera en Gaza es tan sólo la última prueba de que un pueblo que vive bajo una ocupación y un asedio necesita un horizonte político y no un simple cese el fuego: los argumentos a favor de un Estado de Palestina independiente nunca habían sido tan convincentes como en la actualidad.

La decisión del Presidente palestino, Mahmoud Abbas, de continuar con el plan para obtener una votación esta semana sobre el reconocimiento de Palestina en la Asamblea General de las Naciones Unidas se ha hecho realidad pese a las presiones, promesas y amenazas de Israel y algunos de sus aliados occidentales. Según esos interlocutores, en lugar de seguir el rumbo marcado por las NN.UU., los palestinos, deben seguir dependiendo de unas negociaciones asimétricas que apenas han servido más que de oportunidad para una fotografía.

La votación en las NN.UU. (que coincide con el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino) no concedería a Palestina la adhesión de pleno derecho, sino que la ascendería a un nivel comparable al del Vaticano, lo que permitiría a sus dirigentes políticos presentar alegaciones de crímenes de guerra israelíes ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya.

En 1947, los sionistas de Palestina se alegraron, a raíz de la votación de la Asamblea General de las NN.UU. a favor de la división en un Estado judío y un Estado árabe. Resulta irónico que, cuando los cohetes procedentes de Gaza alcanzan los alrededores de Tel Aviv, los israelíes que celebraron la división y sus descendientes no vean la importancia de que se cumpla la otra mitad del plan de división.