Razones contra la ayuda alimenticia de emergencia

La ayuda de alimentos a  Níger ha aparecido en los titulares noticiosos del mundo, pero esta crisis es sólo una parte de un desastre mucho mayor. En un largo viaje este verano por áreas rurales de Asia, el Medio Oriente y África en representación de las Naciones Unidas, visité incontables aldeas que se encuentran afectadas por un hambre extrema y luchan por sobrevivir.

Ubicadas en Tayikistán, Yemen, Malí, Etiopía, Ruanda, Malawi, Camboya y otros lugares, ellas reflejan la situación de  cientos de millones de pobres de todo el mundo. Ya se trate de sequías, el agotamiento de los suelos, las langostas o la falta de semillas de alto rendimiento, los resultados fueron los mismos: desesperación, enfermedad y muerte.

Increíblemente, las acciones de los países más ricos (que prometieron solidaridad con los más pobres del mundo en la Cumbre del G-8 realizada en julio) ha intensificado la crisis de alimentación. Incluso hoy, los esfuerzos de ayuda de los gobiernos donantes están mal dirigidos. Responden a emergencias de hambrunas como la de Níger con  apoyo de alimentos, pero no ayudan con soluciones duraderas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/qJldWa5/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.