skidelsky169_KENA BETANCURAFP via Getty Images_sanctions security council KENA BETANCURAFP via Getty Images

El argumento contra las sanciones económicas

LONDRES – A comienzos de este mes, el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, acusó a Rusia de utilizar la energía como un arma política. En respuesta, el Kremlin declaró que las sanciones norteamericanas amenazaban con exacerbar los desequilibrios en el mercado energético europeo. Este altercado resalta claramente el creciente –y cada vez más problemático- uso o amenaza de sanciones económicas en la política internacional.

Como herramienta de presión estatal, las sanciones económicas no alcanzan a ser una guerra, pero están más cerca de eso que de la diplomacia. Sin embargo, las justificaciones legales, políticas y morales para este tipo de medidas rara vez se cuestionan. 

Los estados siempre han utilizado a la economía como una herramienta de geopolítica. El siglo XIX, cuando la economía internacional estaba esencialmente separada de la política internacional, fue una breve excepción a esta regla: Rusia inclusive obtuvo un préstamo en el mercado de Londres durante la Guerra de Crimea. Pero en los años 1920, la Liga de Naciones revivió formalmente el uso de armas económicas contra los estados infractores. Y el Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas permite al Consejo de Seguridad imponer sanciones económicas contra los estados que amenazan o quebrantan la paz mundial.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/hAAXCises