La responsabilidad del caricaturista

Los últimos acontecimientos en torno a la publicación de caricaturas en Dinamarca han dejado a todos sorprendidos, especialmente a quienes, como yo, son caricaturistas editoriales.

Por una vez he decidido dejar de lado los pinceles y escribir en la computadora portátil sobre este tema, principalmente debido a que el espacio que normalmente se asigna a mis dibujos no permite decir lo que deseo decir. ¡Si me hubieran dado espacio suficiente, habría dibujado este artículo!

El debate sobre las caricaturas ha sido intenso, hasta el punto de que ahora nos resulta tedioso, cubriendo temas que van desde la libertad de expresión a un choque de valores e incluso a un choque de civilizaciones. Lo que también es claro es el hecho de que el debate ha sido aprovechado y secuestrado por elementos radicales y extremos de ambos bandos: quienes defienden el derecho a la libertad de expresión y aquellos que defienden la fe musulmana.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/SksrX2S/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.