0

La represión de Bush

¿Cómo recordará la Historia el gobierno de George W. Bush? Después de cinco años en el cargo, y cuando aún tiene por delante tres años más, algunas respuestas resultan ya evidentes. Otras van apareciendo gradualmente. Entre estas últimas figura un ataque cada vez más intenso a las libertades civiles dentro de los Estados Unidos que ahora resulta comparable al del gobierno de Richard Nixon hace más de treinta años.

Naturalmente, las libertades civiles habían de verse afectadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. En toda la historia de los Estados Unidos, las amenazas a la seguridad nacional, ya fueran reales o imaginarias, han propiciado recortes de los derechos de los ciudadanos y, en mucho mayor medida, de los derechos de los inmigrantes y otras personas sospechosas de favorecer los intereses de fuerzas extranjeras.

En el siglo XX, las violaciones de las libertades civiles fueron particularmente severas durante cuatro períodos. En el período 1917-1919, a consecuencia de la participación de los EE.UU. en la primera guerra mundial y de los atentados anarquistas con bombas después de la guerra hubo casi dos mil procesamientos federales, redadas en masa de extranjeros y deportaciones sumarias. Durante la segunda guerra mundial, tras el ataque del Japón a los EE.UU. se internó a más de 120.000 americanos de origen japonés por razones de raza, incluidos muchos nacidos en los EE.UU.

A finales del decenio de 1940 y en el de 1950, la guerra fría y el temor de que la “amenaza roja” socavaran la determinación americana desde dentro propiciaron millares de programas antisubversivos a consecuencia de los cuales decenas de miles de americanos perdieron sus medios de vida. Por último, durante los años de Nixon, la paranoia del Presidente sobre la oposición a la guerra de Vietnam y a sus políticas propició una tendencia a los abusos que al final provocó su deshonrosa dimisión.