0

¿La quiebra de Bush?

CAMBRIDGE: El largo boom de los Estados Unidos está en riesgo. Abundan las señales que apuntan hacia una desaceleración inminente, inclusive una recesión. Estas nubes oscuras se están juntando mientras arranca la tardía transición entre las administraciones Clinton y Bush.

La calidad del manejo económico de los primeros años de la nueva administración marcará el rumbo para los años por venir. Cuando el Presidente electo Bush habla sobre la utilización de enormes recortes en los impuestos para mantener el buen funcionamiento de la economía, es el momento de empezar a preocuparse. Los grandes recortes en los impuestos son una “solución” de corto plazo que puede provocar daños graves en el largo plazo.

Actualmente, muchos estadounidenses consideran que el crecimiento rápido y los incrementos en el mercado de valores son casi asunto de derechos fundamentales. No se pueden imaginar que la economía se desacelere o que los precios de las acciones caigan y se mantengan bajos. Han leido demasiados de los análisis falsos de la Nueva Economía que promete riquezas sin límite y pleno empleo para siempre.

El problema con estas profecías de la Nueva Economía es que mezclan un poco de verdad con exageraciones enormes. Sí, la Nueva Economía ha traido un gran aumento de la productividad en los EU. No, la Nueva Economía no ha acabado con las desaceleraciones económicas ni con las recesiones. Menos aún garantiza que los precios de las acciones en el mercado de las compañías puedan fijarse a varios cientos de veces el valor de sus ganancias anuales.