0

Los Borbones de las finanzas mundiales

ANN ARBOR, MICHIGAN – El Fondo Monetario Internacional de hoy (y en menor medida el Banco Mundial) hace pensar en la descripción que hizo Talleyrand de los reyes Borbones de Francia: no han aprendido nada y no han olvidado nada. En un momento en el que países ricos como Estados Unidos tienen déficit del 12% del PIB debido a la debacle financiera global, el FMI ha estado diciéndole a países como Letonia y Ucrania, que no son responsables de la crisis pero han recurrido al Fondo para que les ayude a combatirla, que deben equilibrar sus presupuestos si quieren asistencia.

Tal hipocresía causaría risa si las condiciones económicas mundiales no fueran tan apremiantes que incluso países que alguna vez juraron que nunca tratarían de nuevo con el FMI han regresado a implorar ayuda. Algunos de los principales economistas argentinos justifican este cambio de actitud con el argumento de que el mundo tiene ahora un “FMI de Obama”, presumiblemente más cordial y sensible a los problemas locales que el "Fondo de Bush". Pero como indican los programas del FMI para Lituania y Ucrania, la diferencia principal puede ser únicamente una sonrisa.

Es cierto que el Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, recientemente hizo un llamado a dar una respuesta fiscal global a la recesión que empeora. Pero, ¿abandonará ahora el Fondo su énfasis de siempre en los recortes gubernamentales, la contracción monetaria y la austeridad general, políticas que –según muchos economistas del desarrollo– son mucho más dañinas que benéficas? ¿Están realmente dispuestos el FMI y el Banco Mundial a reconsiderar sus políticas fallidas?

En años recientes, los créditos de ambas instituciones se contrajeron notablemente, aunque se han convertido cada vez más en los prestamistas exclusivos de los países más pobres del mundo. En 2005, de los países que habían denunciado la agenda neoliberal del FMI, Argentina y Brasil fueron los primeros que comenzaron a pagar sus préstamos.  Otros grandes deudores, como Indonesia, Filipinas, Serbia y Turquía, lo hicieron después.