0

El nacimiento de una fuente de energía

OXFORD – Alemania acaba de cruzar el umbral del 20% de energía renovable; honrando ocho años antes de lo previsto el compromiso que contrajo con la Unión Europea y que debía cumplir hasta el año 2020. Como beneficio adicional, hasta el final de esta década, el mundo también agradecerá a Alemania por la obtención de energía solar asequible, no porque dicha tecnología hubiese sido inventada allí, sino porque los ciudadanos alemanes han pagado por la crítica fase de reducción de costos al ofrecer un amplio mercado para dicha energía.

La década de apoyo a la implantación de la tecnología solar fotovoltaica (PV) ha empujado a ritmo acelerado a esta tecnología hacia posiciones más bajas en la curva de costos. Antes del año 2015, será esta tecnología será totalmente comercial para países soleados como ser Sudáfrica, Grecia o México, y un poco después para la propia Alemania. Sin la política energética de Alemania, esta reducción en costos hubiese sido lograda en un tiempo mucho mayor.

Pero, la política alemana no es simplemente una cuestión de altruismo: es una combinación de una buena política industrial y de la aceptación de la responsabilidad en cuanto a asumir la parte que toca a Alemania en las metas de reducción de emisiones de carbono de la hoja de ruta UE 2050.

La historia, a veces, se narra de la siguiente manera: “Alemania ha subsidiado la energía solar fotovoltaica (PV) durante años mediante tarifas de alimentación artificialmente altas. El resultado ha sido una gran cantidad de paneles solares –muchos de ellos importados desde China – en un país con poco sol, y 100.000 puestos de trabajo caros”.