Los mejores y más brillantes fanáticos

En Gran Bretaña y Australia, varios médicos e ingenieros musulmanes han sido arrestados tras una serie de atentados fallidos con coche bomba. El arresto de estos profesionales bien educados, junto con el papel del médico egipcio Ayman al-Zawahiri como sub-líder de Al Qaeda, plantea interrogantes que van más allá de la desafección entre los musulmanes y las consecuencias de las desventuras de Estados Unidos en Oriente Medio.

Los médicos y los ingenieros, después de todo, son profesionales. Son miembros acomodados y bien establecidos de la sociedad, no figuras marginales de quienes se podría esperar que se sintieran atraídas por actos desesperados de violencia. Es más, provienen de un contexto científico y la ciencia normalmente no está asociada con el fervor religioso o el fanatismo político.

Por supuesto, sólo una minoría de musulmanes fervorosos abrazan la violencia política y sólo un reducido número de profesionales musulmanes hacen estallar bombas. Sin embargo, se destaca la presencia de médicos e ingenieros en los movimientos fundamentalistas. De hecho, los líderes fundamentalistas suelen provenir de contextos profesionales. Los médicos que organizan grupos basados en lecturas literalistas de las escrituras y los ingenieros que lideran partidos políticos islamistas son figuras familiares en todo el mundo musulmán.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/VMKkAGq/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.