0

La belleza de las elecciones feas

Las elecciones en países que no han conocido la democracia nunca son hermosas, como lo demuestran los comicios recientes en Afganistán y como probablemente será cualquier elección en Iraq. Pero las fallas electorales no siempre describen todo el cuadro.

Consideremos Kazajstán, donde 5 millones de personas emitieron su voto en septiembre para elegir a la cámara baja de su parlamento. Los medios occidentales declararon que las elecciones fueron un fracaso. CNN informó que no fueron "ni equitativas ni libres". El Economist se refirió sarcásticamente a los "resultados" entre comillas. Muchos citaron la declaración de la OSCE de que las elecciones estuvieron llenas de "graves deficiencias".

Esas elecciones tuvieron defectos, pero sólo un pequeño porcentaje de las infracciones fue el resultado de manipulaciones deliberadas. Nosotros estuvimos ahí y visitamos ocho casillas urbanas y rurales, platicamos con alrededor de cien electores, funcionarios electorales y observadores, así como con funcionarios de seis partidos. La mayoría de las fallas se debieron a la ineptitud para organizar.

Los peores casos de manipulación abierta sucedieron cuando burócratas locales -nombrados desde arriba-presionaron a los electores para que apoyaran al Partido Otan del Presidente Nursultan Nazarbayev. Este problema continuará sin duda hasta que haya más funcionarios locales electos.