0

La batalla por Ucrania

Los antiguos axiomas son ciertos: la firmeza puede dar resultado; con resolución se puede salir adelante. Quienes luchamos por mantener nuestra democracia en Ucrania así lo creemos. Ahora, más que nunca, debemos creerlo, pues tropas rusas con uniformes ucranianos han entrado en nuestro país, en vista de que los soldados ucranianos se están negando a cumplir las órdenes de aplastar a quienes se manifiestan para defender nuestra democracia. Vamos a necesitar la solidaridad de nuestros vecinos y de todos los pueblos del mundo amantes de la libertad para velar por que se hagan realidad en paz nuestros sueños democráticos.

Nosotros no hemos buscado la lucha para afianzar la victoria de Viktor Yushchenko, el verdadero vencedor en las elecciones presidenciales del pasado domingo, como nuevo presidente de Ucrania, pero, como se nos ha impuesto esa batalla por nuestra libertad, no nos faltará ni valor ni resolución.

Tenemos por delante días y noches difíciles y la presencia en secreto de tropas rusas los volverá aún más difíciles. Las fuerzas del Primer Ministro Viktor Yanukovich cometieron la insensatez de incluir votos falsos e intimidar a la comisión electoral del país hasta un grado absurdo. Después intentaron obligar al pueblo ucraniano a tragarse esa farsa... con la amenaza de prohibir las reuniones públicas, cerrar nuestras fronteras a nuevos solicitantes de visado y silenciar cualquier palabra de nuestras protestas en la televisión.

Cada vez más miembros de una maquinaria gubernamental que creía que podía imponer una elección fraudulenta al pueblo de Ucrania están renunciando a imponer esa opción por la fuerza. Miembros del ejército y de los servicios de seguridad y funcionarios gubernamentales están negándose a seguir la voluntad de la camarilla de Yanukovich. A partir de ahora no se puede contar con que una camarilla gobernante tan voluble dé muestras de coherencia.