14

La lucha de clases en Turquía

NUEVA YORK – Una interpretación de las manifestaciones antigubernamentales que ahora agitan algunas ciudades turcas es la de que se trata de una protesta en masa contra el islam político. Lo que comenzó como una concentración contra los planes oficiales de arrasar un pequeño parque en el centro de Estambul a fin de dejar espacio para un centro comercial kitsch no tardó en convertirse en un conflicto de valores.

Superficialmente, la lucha parece representar dos concepciones diferentes de la Turquía moderna, la secular contra la religiosa, la democrática contra la autoritaria. Se la ha comparado con Occupy Wall Street. Algunos observadores hablan incluso de una “primavera turca”.

Está claro que muchos ciudadanos turcos, en particular en las ciudades grandes, están hartos del estilo cada vez más autoritario del Primer Ministro, Recep Tayyip Erdoğan, su férreo control de la prensa, su gusto por las nuevas mezquitas grandiosas, las restricciones del alcohol, las detenciones de disidentes políticos y ahora la reacción violenta contra las manifestaciones. La gente teme que la ley de la sharia substituya a la legislación secular y que el islamismo acabe con los frutos del impulso modernizador de Kemal Atatürk en la Turquía postotomana.

Además, hay que tener en cuenta la cuestión de los alevis, minoría religiosa vinculada con el sufismo y el chiísmo. Los alevis, que habían estado protegidos por el secular Estado kemalista, desconfían profundamente de Erdoğan, quien los intranquilizó aún más al proponerse bautizar un nuevo puente sobre el Bósforo con el nombre del sultán del siglo XVI que perpetró una matanza contra sus antepasados.