La nueva cara de la banca central

LONDRES – Un cambio de guardia está teniendo lugar en muchos de los principales bancos centrales del mundo. Haruhiko Kuroda ya está instalado como gobernador del Banco de Japón (BdJ) y enfrenta la sobrecogedora tarea de poner fin a dos décadas de estancamiento. Mark Carney, el actual gobernador del Banco de Canadá, quien se hará cargo de la gobernación del Banco de Inglaterra (BoE) en julio, ya está haciendo sentir su presencia en los debates británicos sobre política monetaria. Y en Estados Unidos, la esperada finalización en enero del mandato de Ben Bernanke como presidente de la Junta de la Reserva Federal invita ya a especulaciones sobre quién lo sucederá.

Los únicos sitios que se niegan a cambiar entre las economías líderes mundiales son la zona del euro y China. Pero eso no necesariamente implica constancia. Mario Draghi ha sido presidente del Banco Central Europeo por apenas un año y Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular Chino, casi fue reemplazado cuando alcanzó la edad jubilatoria en febrero.

Hace veinte años, estas eran noticias de interés principalmente para banqueros y empresarios. Pero, con la crisis financiera global, la necesidad de revivir y mantener el crecimiento económico en EE. UU., el Reino Unido y Japón –y evitar el colapso financiero en la zona del euro– ha llevado a que los principales bancos centrales sean más directos y busquen políticas monetarias más agresivas, que incluyen medidas no convencionales como la flexibilización cuantitativa (FC). Como resultado, muchos funcionarios de bancos centrales se han convertido en nombres conocidos en los hogares; algunos hasta tienen sobrenombres populares, como «súper Mario» Draghi.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/xti7KA3/es;