0

El Ayatola contempla un arreglo

 WASHINGTON, DC – Las conversaciones sobre cuestiones nucleares que hace poco mantuvieron en Estambul los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, más Alemania e Irán, han dirigido la atención del mundo hacia los posibles términos de un acuerdo que se podría lograr cuando se vuelvan a reunir las partes, tal vez en Bagdad, el 23 de mayo. ¿Cómo se explica, pues, la aparente nueva voluntad de los dirigentes iraníes para llegar a un acuerdo?

Por supuesto, las sanciones económicas y el aislamiento político han dañado considerablemente al régimen, en especial a la Guardia Revolucionaria, cuyos líderes e industrias han sido el blanco directo de la comunidad internacional. Sin embargo, estos no son los únicos factores.

El aparato propagandístico del régimen ya está presentando las negociaciones de Estambul como un triunfo para la República Islámica y un revés para Occidente. De hecho, está  preparando al público iraní y a la comunidad global ante la posibilidad de llegar a un arreglo significativo.

Hay que recordar que Irán otorga gran importancia a su imagen y a sus logros nucleares. Una estrategia exitosa debe permitir que Irán salga satisfecho de las negociaciones aunque renuncie alas partes más sensibles de su programa nuclear.