Chris Van Es

El ayatolá y las brujas

WASHINGTON, DC - Mahmoud Ahmadinejad ha caído en el error que cometen todos los presidentes de Irán: ha desafiado la autoridad del líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei. Está condenado al fracaso.

El desafío de Ahmadinejad es una parte predecible de la política iraní que ha llegado a ser conocida como "el síntoma del presidente", que surge de la convicción de un presidente de que, como líder elegido por el pueblo, no debe verse limitado por la supervisión del líder supremo. Sin embargo, la historia de la república islámica está llena de intentos fallidos de sus presidentes por consolidar un centro de poder independiente. En última instancia, la autoridad divina prevalece sobre la autoridad política.

Esta doble autoridad está consagrada en la Constitución de la República Islámica e inevitablemente se inclina hacia lo divino, sobre todo en el segundo mandato de un presidente. Ahmadinejad no es una excepción a esta regla. De hecho, porque ha presionado más que sus predecesores, su estrella está cayendo más rápido. Por otra parte, la controvertida elección presidencial de junio de 2009 y la crisis política que le siguió dañaron irreparablemente su legitimidad democrática.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/0WSxLkm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.