La arrogancia del poder chino

NUEVA DELHI – El éxito genera confianza y el éxito rápido produce arrogancia. Eso, en pocas palabras, es el problema que tanto Asia como Occidente encaran en China, y que ha quedado demostrado una vez más en la cumbre del G-20 realizada en Canadá.

El creciente poder económico y militar está envalentonando al gobierno de China a seguir una política exterior más enérgica. Anteriormente había predicado el evangelio de su “ascenso pacífico”, pero ahora China está empezando a quitarse los guantes convencida de que ha adquirido la fuerza necesaria.

Ese enfoque se acentuó con la crisis financiera global que empezó en el otoño de 2008. China interpretó esa crisis como la simbolización de la decadencia del capitalismo angloamericano y el debilitamiento del poder económico de los Estados Unidos. Ello, a su vez, fortaleció su doble creencia –que su tipo de capitalismo dirigido por el Estado ofrece una alternativa creíble, y que su ascenso global es inevitable.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/JVSRhWt/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.