Los árabes vuelven la mirada hacia si mismos

En todo el mundo árabe, la caída de Bagdad el 9 de abril se ve como un día vergonzoso, reminiscente del 5 de junio de 1967, cuando Israel derrotó a los ejércitos de tres países árabes, conquistando Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Oriental en tan sólo seis días.

Los intelectuales árabes, y de hecho todo el público árabe, están ahora ocupados intentando analizar y comprender las lecciones del terremoto iraquí. Mientras tanto, los partidarios del ex régimen baathista de Irak y otros más se están ocupando de defender la misma vieja mentalidad totalitaría. Su táctica ha sido obstruir una mirada clara a la catástrope iraquí, sugiriendo que toda crítica al régimen de Saddam equivale a apoyar la ocupación estadounidense en Irak.

Por ejemplo, Fahd Al-Fanek, ex miembro del Partido Baath, es ahora columnista del periódico jordano Al-Ra'i. En abril, escribió que la caída de Saddam en Irak "dio la oportunidad a los enemigos del régimen de derramar lágrimas de cocodrilo acerca de la democracia y denunciar la represión y la dictadura, dando una bienvenida indirecta a la ocupación estadounidense". Ninguno de estos sentimientos anti Saddam, argumentaba Al-Fanek, "tenía como intención servir a la causa de la democracia, sino apoyar la posición de EEUU y justificar la ocupación estadounidense".

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/Yw6bXgF/es;