0

El estilo de deuda estadounidense

Tras casi 15 años de crecimiento sin precedentes –interrumpidos sólo por un breve estancamiento en 2000-2001—los Estados Unidos han acumulado una enorme cantidad de pasivos externos que equivalen al 25% de su PIB. Con un déficit en cuenta corriente que ya supera el 5% del PIB, la deuda externa de los EU está aumentando rápidamente. Pero ningún país puede acumular deuda por siempre --y lo que no puede durar, tarde o temprano tiene que terminar.

A principios de 1985, cuando el déficit en cuenta corriente de los EU llegó a los 120 mil millones de dólares, aproximadamente una tercera parte del nivel actual a precios corrientes, el resto del mundo dejó de financiarlo. El resultado fue una súbita caída en el valor del dólar, que se depreció un 50% frente al marco alemán. Europa no debe ver con agrado una secuela.

En efecto, el mundo mismo no se puede permitir que desaparezca el déficit en cuenta corriente de los EU –al menos no muy rápido. Si se eliminan las importaciones de los EU, el tímido crecimiento que ha tenido Europa en el último año desaparecería de inmediato.

Eso podría ya estar sucediendo. La apreciación del euro de 1.20 a 1.30 dólares en los últimos meses bastó para paralizar el crecimiento europeo durante el tercer trimestre del presente año. Antes de que el dólar comenzara a debilitarse, las exportaciones de los 25 Estados miembros de la UE estaban creciendo al 6.5% anual, en comparación con el consumo, al 2% y la inversión, al 3%. Incluso en Japón la reciente recuperación ha estado impulsada casi exclusivamente por las exportaciones. Pero a medida que el yen se fortalece, Japón también parece estar dejando de crecer.