0

El líder norteamericano que necesitamos

LONDRES – En todo el mundo, la campaña electoral presidencial de Estados Unidos ha generado tanta atención como las controversias políticas internas en cada uno de nuestros propios países. El interés que el mundo manifestó por la elección norteamericana es el mejor ejemplo del poder blando de Estados Unidos, así como una lección de democracia de parte de la única superpotencia del mundo. Si tan sólo todos nosotros pudiéramos votar además de mirar y escuchar, ya que el resultado es vital para todos en todas partes del mundo.

¿Qué quiere el mundo -y, quizá más importante, qué necesita el mundo- de un nuevo presidente norteamericano?

Por más que algunos quizá detesten admitirlo, el antinorteamericanismo es un sentimiento que se vio alimentado y nutrido durante los años de Bush. Aún así, el mundo aún necesita el liderazgo norteamericano.

Sí, estamos siendo testigos del surgimiento de China, Brasil e India como importantes actores económicos globales. Sí, hemos presenciado la humillante caída de los maestros del universo de Wall Street. Sí, la proeza militar norteamericana se evaporó en lo que Winston Churchill llamaba ampquot;los desiertos irreflexivos de la Mesopotamiaampquot;, y su autoridad moral se ha visto debilitada por acontecimientos en lugares que van desde la Bahía de Guantánamo hasta Abu Ghraib.