La agonía y el éxtasis de las drogas sintéticas

NUEVA YORK – El mundo se está acelerando. Las comunicaciones, los viajes y la productividad están aumentando. Para algunas personas, las drogas sintéticas se han convertido en una forma de enfrentarse a los tiempos apresurados y competitivos actuales.

En todo el planeta, la gente está tomando pastillas y polvos conocidos como estimulantes del tipo de las anfetaminas (ATS, por sus siglas en inglés) para mejorar su desempeño. Desde los asistentes a las fiestas en discotecas que duran toda la noche hasta los choferes que manejan largas distancias, pasando por los trabajadores de las líneas de ensamblado, más de 30 millones de personas utilizan anfetamina, metanfetamina o éxtasis al menos una vez al año –más del número agregado de quienes toman cocaína y heroína. Se calcula que el mercado global de estos estimulantes es de 65 mil millones de dólares.

Parte del atractivo de estas drogas sintéticas es que se consiguen fácilmente, no son muy costosas y no es difícil usarlas (no hay que inyectarlas, aspirarlas o fumarlas). Las anfetaminas aceleran la forma en que el cuerpo funciona: quienes las utilizan experimentan un aumento de la confianza, la sociabilidad y la energía. Se considera que esa sensación es inofensiva: “las pastillas no matan ni propagan el VIH/SIDA”, se dice.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/oV3Au7F/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.