Margaret Scott

El espejismo de la etapa final en Afganistán

ESTOCOLMO –  En una visita reciente a Afganistán y Pakistán no pude dejar de notar la creciente frecuencia de los llamados internacionales para emprender la etapa final en Afganistán. Sin embargo, pensar en llegar a una etapa final en ese país es una ilusión peligrosa: no terminarán ni las etapas ni la historia.  Lo único que puede llegar a un final es la atención y la participación del mundo en Afganistán, lo que podría tener consecuencias catastróficas.

Gran parte de la atención internacional se centra actualmente en el año 2014, fecha en que está previsto que las fuerzas internacionales dejen la responsabilidad de la seguridad en manos del gobierno afgano. Este proceso presenta desafíos pero no hay razón para pensar que no pueda concluir más o menos según lo planeado y de acuerdo con el calendario actual.

Yo creo que Afganistán se enfrenta a un desafío mucho más grave en 2014: la elección de un nuevo presidente. En un sistema en el que se concentra tanto poder – abierto y oculto, constitucional y tradicional – en el presidente, la elección podría convertirse en una dura batalla por el futuro del país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Bfrfgvm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.