1

Un año de ajustar cuentas para Francia y Europa

PARÍS – Franca está en una encrucijada. Tiene numerosos activos valiosos, pero no puede aplazar unas reformas necesarias desde hace mucho o, si no, llegará a contar cada vez menos en una economía mundial ferozmente competitiva. Ése es el imperativo económico que el Presidente, François Hollande, el Primer Ministro, Jean-Marc Ayrault, y todos los miembros del Gobierno francés debemos afrontar.

Tenemos una responsabilidad histórica: debemos modernizar la economía francesa e introducir en pocos meses reformas para todo un decenio a fin de impulsar un crecimiento mayor y menos excluyente, crear más puestos de trabajo y reducir los déficits públicos. Eso es precisamente lo que el Gobierno ha estado haciendo este año desde las elecciones; de hecho, ningún gobierno francés ha aplicado jamás tantas reformas en un período de tiempo tan corto.

Los resultados económicos de Francia han sido deslucidos durante los diez últimos años, en particular en materia de competitividad, sostenibilidad de la deuda, gasto público y mercado laboral. Nuestro deber es el de velar por que hayamos mejorado en todos esos sectores de aquí a 2017, cuando expira el actual mandato electoral.

Para cumplir con ese imperativo, hemos formulado una estrategia económica que descansa sobre tres pilares: Europa, la consolidación fiscal y la competitividad.