1

La profesión de la señorita Watanabe

TOKIO – La señorita Watanabe tiene 40 años y no sabe qué hacer. Su madre, la señora Watanabe, se hizo famosa haciendo operaciones financieras que conmocionan los mercados internacionales, en el tiempo libre que le dejan los quehaceres hogareños.

“Señora Watanabe” es el nombre genérico con que se conoce en Japón a las amas de casa que se dedican a hacer inversiones especulativas y que de ese modo han influido considerablemente en los mercados de divisas y otros bienes. La señora Watanabe es una egresada universitaria que dejó su trabajo para casarse con el señor Watanabe (un compañero de oficina), convertirse en ama de casa y criar a una hija. Lo hizo porque en los tiempos de la señora Watanabe, el matrimonio era el puesto de trabajo definitivo.

Para su hija, la señorita Watanabe, corren otros tiempos. La señorita Watanabe estudió economía en una universidad famosa y consiguió empleo en una conocida firma de agentes de bolsa. Pero a pesar de que aventajaba académicamente a los hombres que entraron con ella a la empresa, no tuvo oportunidades de competir por un ascenso. Ni siquiera le dieron una tarjeta de negocios de la empresa (algo que en Japón es más importante que el pasaporte); así que no tuvo más remedio que hacerse una en su computadora.

La señorita Watanabe decidió seguir el ejemplo de su madre y perfeccionarse. Empezó a asistir a una escuela nocturna para estudiar contabilidad internacional después del horario de trabajo. No le gustaba salir de copas con sus colegas para hablar mal del jefe: la comunicación mediada por la bebida no iba a mejorar sus capacidades ni la ayudaría a subir por la jerarquía.