Thaksin y las lecciones de Hong Kong

HONG KONG – Al terminar su exilio en Hong Kong, el ex Primer Ministro tailandés, Thaksin Shinawatra, fue muy cortés: "Gracias, Hong Kong, por haberme recibido tan calurosamente. Hong Kong es un lugar al que siempre desearé venir". Si Thaksin es sincero, podría beneficiar a Tailandia adoptando algunas de las virtudes más admirables de la ciudad que lo recibió. Hay dos que sobresalen: un gobierno en gran medida eficiente, transparente, que rinde cuentas y casi libre de corrupción, y una economía abierta y competitiva.

Por supuesto, Hong Kong no es perfecto ni mucho menos: la política y las costumbres de la China continental están infectando lentamente a la isla. No obstante, Transparency International, la principal organización calificadora de la corrupción, lo clasificó como la 14° sociedad más limpia en 2007.

De 2001, cuando Thaksin ocupó el cargo por primera vez, a 2007, bajo el gobierno militar, la calificación de la corrupción de Tailandia cayó de un ya de por sí bajo 61° puesto, al 84°, lo que lo coloca al mismo nivel que Gabón y Swazilandia, dos países que se destacan por sus líderes corruptos y violentos que rutinariamente pisotean los derechos de sus ciudadanos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/c6xlBRG/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.